El Fenerbahce acaba con el sueño baskonista en la prórroga (88-77) (VÍDEO)

image

Se luchó hasta el final pero la suerte no acompañó. El Laboral Kutxa tuvo el tiro ganador en el último cuarto pero la pelota decidió no entrar y, en la prórroga, Obradovic usó su rodillo dándole plenos poderes a Bogdanovic, que crucificó las intensiones baskonistas en solo cinco minutos.

No pudo ser. Se luchó hasta el final pero un mal inicio en la prórroga de los vitorianos decantó el partido para el Fenerbahce, que se convierte en el primer equipo turco en llegar a una final de la Euroliga, tumbando así todas las aspiraciones vascas en solo cinco minutos. 

El Laboral Kutxa Baskonia pasó de superar un mal inicio a tener el tiro ganador en el cuarto periodo, pero la mala suerte y los nervios jugaron en su contra y ni los 22 tantos de Bourousis ni los 19 de Adams sirvieron para poder optar al título este domingo.

¿Por qué no Baskonia? Con esa mentalidad el Laboral Kutxa saltó al parqué del Mercedes Benz Arena para luchar contra el favoritismo turco y aferrándose a los precedentes que favorecían a los vitorianos.

Perasovic se decidió por un quinteto muy alto con Adams dirigiendo al equipo, con Hanga y Bertans por fuera y Tillie y Planinic por dentro. Eso sí, su planteamiento no tuvo incidencia positiva en los primeros minutos, ya que un parcial de 10-0 puso al Fenerbahce por delante gracias a la efectividad deUdoh en la zona y al acierto exterior de Datome y Antic, obligando al técnico baskonista a pedir tiempo muerto tras el 4/4 en tiros del rival.

Los nervios y las imprecisiones seguían en el cuadro español, viendo como Dixon volvía a acertar desde el triple nada más reanudarse el choque. Y tuvieron que pasar nada menos que tres minutos y medio para que los vascos abrieran su casillero, con un mate de Adam Hanga. 

El entrenador croata no encontraba la tecla y se decidió por meter a Ioannis Bourousis, y pronto se empezó a notar el nivel del mejor pívot de la Euroliga, reduciendo la distancia al 15-10 y obligando, en esta ocasión, a Obradovic a parar el encuentro.

image

Tras el parcial de 2-10 baskonista los nervios cambiaron de bando, y más con el primer triple de los españoles, estrenándose Darius Adams desde la línea de tres, contestado, eso sí, segundos más tarde por otro de Bogdan Bogdanovic. El intento de remontada fue un puro espejismo, los de Estambul volvieron a coger aire y llegaron a los primeros diez minutos con el 23-15.

La experiencia griega de Bourousis volvió en el segundo cuarto con siete puntos consecutivos para acercarse a solo tres tantos. La afición alavesa gritaba el ‘MVP, MVP’ en su sector de la grada y volvían a creérselo, pero las segundas oportunidades otomanas no permitían culminar la remontada. Y es que el juego interior se hacía con el total del protagonismo en ambos lados, con la aparición de Vesely jugando muy bien por encima del aro.

El intercambio de canastas en el final del cuarto favoreció a los de Perasovic y el continuo acercamiento se hizo aún más presente gracias a los dos triples consecutivos de Adams y otra penetración, y un dos más uno de Blazic, que dejaba un igualado 41-40 a favor de los turcos.

A pesar de que no salió bien en el primer cuarto, Perasovic repitió el quinteto exceptuando la entrada de Blazic, que robó una pelota y consiguió un rebote ofensivo en los primeros treinta segundos, aunque el resultado no se movió hasta pasados un minuto y medio, poniéndose por primera vez por delante el Laboral Kutxa Baskonia.

Poco le duró, en la siguiente jugada Antic volvió a acertar, totalmente solo, desde la línea del triple. A pesar de ello las sensaciones ya eran diferentes. La confianza, el juego en equipo usando el ‘extra-pass’, la velocidad, el acierto, e incluso los gestos faciales, mostraban seguridad.

Punto a punto, el partido entraba en otra dimensión. Cada fallo se pagaba. Cada acierto se cobraba. Las rentas no subían de los tres puntos de diferencia, siempre a favor de los de la capital de Turquía hasta que Adams, que dio un paso adelante, anotó su primer triple en la segunda parte, seguido de una gran penetración para poner a los suyos cuatro arriba, lo que significaba la máxima ventaja vasca.

Y como si fuera un ‘déjà vu’, la historia de siempre: una canasta de Vesely y un triple de Datome volvían a darle la ventaja a los otomanos (55-54), obligando, de nuevo, a parar el partido al técnico croata del Baskonia. Dice el dicho que ‘la confianza da asco’, y eso pensaron los jugadores del Fenerbahce al ver como un triple de Bourousis, casi sobre la bocina, entraba a tabla, para llegar al último cuarto por delante (55-57).

Y el ritmo vitoriano no frenó, dos canastas consecutivas abrían aún más el luminoso y los chicos de Obradovic empezaban a desesperarse. Sus tiros no entraban y la defensa no podía con el ataque español, que con una suspensión de Mike James el resultado marcaba el 59-66 a falta de seis minutos.

Los otomanos necesitaban algún individualismo, y el mejor ala-pívot de la competición, Jan Vesely, asumió la responsabilidad con tres canastas consecutivas. Con el tiempo acercándose a su final volvieron a aparecer los nervios. Las muñecas temblaban más de la cuenta y las caras de los aficionados, tanto unos como otros, reflejaban el miedo más profundo. En todos menos en Datome, que con 48 segundos anotó un triple vital para ponerse a solo un punto (70-71).

Tras un tiro libre de Adams posterior, rápida canasta de Sloukas que empataba a 72 restando solo una posesión, por lo que Perasovic sentó a sus chicos para planificar la última jugada. El base americano del Laboral Kutxa se la jugó, pero la pelota se salió de dentro y se llegó a la prórroga.

Con el comienzo del tiempo extra surgió por fin la mano de Bogdanovic, que tras una mala serie anotaba cinco puntos consecutivos en el primer minuto, respondidos con una bandeja de Hanga. La tensión empezaba a sentirse en Vitoria con el más siete de los turcos, y más con los tiros libres fallados de Bourousis.

A partir de ahí, rodillo otomano. Estuvo cerca pero no pudo ser, y es que por primera vez este año el Laboral Kutxa perdía una prórroga. La pasión de la afición turca llevó en volandas a los suyos para cerrar el encuentro con el 88-77 y convertirse así en el primer equipo turco en llegar a una final de este torneo, dándole a Obradovic la posibilidad de conseguir su noveno título.

Fuente: ACB

Articulos Relacionados

Baskonia vs. Madrid: La victoria como bálsamo

El Baskonia buscará este martes en el Buesa Arena la segunda victoria en la Euroliga ante un Real Madrid herido, que ha perdido tres de sus últimos cuatro partidos. La séptima jornada se presenta apasionante entre dos escuadras que llevan caminos opuestos, ya que mientras el conjunto de Pedro Martínez se encuentra inmerso en una […]

El nuevo Baskonia

El nuevo Baskonia

Después de disfrutar del Eurobasket desde principios del mes de Septiembre, a finales de este mismo mes llega el comienzo de la Liga Endesa. Todos los equipos han perdido jugadores, han conseguido renovar a otros y sobre todo han fichado caras nuevas. Un equipo especialista en realizar cada año las tres acciones citadas es el […]


Comentarios :

Deja un comentario!

Añade aqui tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

Se amable, limpio, mantente en la temática del Artículo y no hagas Spam.


Suscríbase al boletín

Manténgase informado de nuestras
promociones y concursos!

Escriba su dirección de e-mail:

ApuestasBaloncesto – Apuestas y noticias de Basket

Blog de apuestas y noticias de baloncesto