Apuntes de las Finales NBA: III y IV

rp_nba-finals_header-300x168.jpg

Los dos partidos en Miami se pueden explicar como uno solo. San Antonio ha dado la vuelta a la eliminatoria en cuenta a resultado y, sobre todo, en cuanto a sensaciones, recuperando el factor cancha e incluso añadiendo otro “break” en su cuenta. El 3-1 deja a Miami Heat al borde la derrota y lejos de su sueño del Threepeat.

El factor Kawhi

El alero de San Antonio Spurs había anotado tan solo 18 puntos en los dos partidos disputados en Texas. De hecho había tenido problemas de faltas antes James, quien se había ido a 35 puntos en el segundo partido. Algo debió decirle Popovich, seguramente que insistiera en irse hacia la canasta para intentar anotar y para desgastar a Lebron en defensa. Decíamos tras los dos primeros partidos en San Antonio que tanto él como Danny Green debían subir su aportación, y lo han hecho.

En el primer cuarto del tercer partido anotó 16 puntos, casi tantos como en los dos partidos anteriores, para terminar con 29 puntos. En el siguiente partido, 20 puntos y 14 rebotes. Pero no solo han sido determinantes sus números y sus jugadas espectaculares, pues en defensa ha seguido manteniendo a Lebron y minimizando sus números cuando le defendía.

Leonard ha postulado su candidatura al MVP con estos dos partidos, pero él sigue lejos de los focos y como jugador de equipo, nunca va a llamar la atención, pero su irrupción ha cambiado la final. Está tirando muy bien, con confianza, pero sin duda lo más importante es lo que comentábamos al principio, está atacando el aro con decisión. Eso genera desajustes en Miami, abre espacios y posibilita a San Antonio Spurs anotar en la zona y no depender tanto del acierto exterior.

Boris Diaw: el “base” de San Antonio

Boris Diaw casi conoció la gloria en la NBA siendo parte de aquellos Phoenix Suns de Mike D’Antoni. Tras su salida de Arizona, vegetó por la NBA con síntomas de sobrepeso. Sin embargo, San Antonio le rescató de Charlotte hace ya dos temporadas, y desde el principio se adaptó muy bien al tipo de juego de Gregg Popovich. Esta temporada le hemos visto físicamente bien, recordando al Diaw de Phoenix, y en estas finales le estamos viendo pletórico. Está promediando 5,8 asistencias por partido en las Finales, dando auténticos recitales de juego en el poste repetidor y más de 8 rebotes por partido. Pese a que no está anotando mucho está siendo el factor X de San Antonio, el MVP en la sombra que consigue que la orquesta se mueva a su son.

Ha sido clave la decisión de Gregg Popovich de moverlo al quinteto titular. En los dos partidos de Miami el equipo ha salido muy enchufado, consiguiendo parciales muy favorables en el primer cuarto. Con él, se eliminan parte de los desajustes que provoca el juego interior de Miami, y permite a Splitter salir en cancha frente a Andersen, con lo que el brasileño puede sufrir menos en defensa al no tener que irse a 8 metros. El trabajo de Tiago no está siendo malo, pero ya sabemos que ante un equipo tan peculiar como Miami, su presencia es más reducida. De todos modos, están siendo unos buenos Playoffs para el brasileño. Así que, la presencia de Diaw en el quinteto titular ha demostrado ser una jugada maestra de Popovich que ha cambiado el sino de la eliminatoria.

Las pérdidas de Miami

Miami ha perdido 33 balones entre estos dos partidos. Especialmente sangrantes fueron los 20 balones del tercer partido, que imposibilitaron el amago de reacción de los Heat en el tercer cuarto. Por el contrario, los de Spoelstra solo han logrado 30 asistencias en esos mismos partidos. Algo está fallando en Miami en el cuidado de balón, y estos números nos hablan de la falta de ideas en ataque que está demostrado Miami Heat.

Wade fuera de combate

16 puntos, 3 asistencias y casi 4 pérdidas de balón por partido no son números dignos de Dwayne Wade. Sobre él están recayendo buena parte de las críticas vertidas contra Miami Heat. Lebron está respondiendo, aunque por momentos le estamos viendo desquiciado, como preguntándose si es posible de verdad vencer a estos Spurs. Bosh está tirando bien, pero bastante tiene con aguantar lo que se le viene en defensa, aparte de que Miami no le está buscando demasiado, algo que deberían mejorar. Pero en el caso de Wade, parece que algo falla de verdad.

Estamos viendo muy apático al de Chicago, desaparecido en los partidos, solo dejando algunos apuntes de calidad. También le estamos viendo apático en defensa, donde Danny Green le está haciendo mucho daño, no ya solo con el tiro exterior, sino incluso penetrando. Bien es cierto que está jugando con dolor en su rodilla, pero a estas alturas de la temporada hay que apretar los dientes y olvidar el dolor.

Miami necesita recuperar al mejor Dwyane Wade, pues con un equipo donde los bases no son grandes generadores de balón, este necesita dar un paso hacia delante y descargar de responsabilidades ofensivas a Lebron James.

Lo que nos espera en el quinto partido

La serie vuelve al AT&T Center de San Antonio donde los Spurs tendrán el primer match ball de la serie. Una victoria de los tejanos significaría el quinto anillo para Tim Duncan, en el que esperemos que no sea su adiós definitivo a la NBA.

Miami necesita mejorar en defensa, pues ha anotado 110 puntos en los dos choques disputados en Florida. Necesita estar más agresivo y atacar las líneas de pase, con el objetivo de romper la circulación de balón de los Spurs. Ya lo consiguió en cierta manera en el primero de las Finales, donde Spurs cometió muchas pérdidas de balón. Los Heat necesitan un subidón en rendimiento de Wade y Bosh, que necesitan descargar de responsabilidad ofensiva a James. Asimismo, Spoelstra necesita sacar algo de magia desde el banquillo. Jugadores como Battier o James Jones se ven muy superados por los suplentes de Spurs, así que, ¿puede ser el momento para ver a Michael Beasley en la final? Es un jugador relegado al banquillo por Spoelstra, un jugador poco generoso a la hora de pasar el balón pero al que no se le discute su efectividad anotadora.

San Antonio necesita repetir el guion de los dos últimos partidos, mover el balón, ser agresivos de cara al aro y seguir defendiendo bien. Como ya ha dicho Gregg Popovich, no hay que relajarse y hay que seguir concentrados hasta el final. Seguro que el simple hecho de recordar aquel triple de Ray Allen del año pasado les pone las pilas de cara al quinto partido de la serie.

Articulos Relacionados


Comentarios :

Deja un comentario!

Añade aqui tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

Se amable, limpio, mantente en la temática del Artículo y no hagas Spam.


Suscríbase al boletín

Manténgase informado de nuestras
promociones y concursos!

Escriba su dirección de e-mail:

ApuestasBaloncesto – Apuestas y noticias de Basket

Blog de apuestas y noticias de baloncesto

A %d blogueros les gusta esto: