Serbia piensa en verde

raduljica-djordjevic

Parece ser que en Atenas se han cansado de fracasar en la Euroliga y este año se van a tomar medidas al respecto para volver a reflotar a un equipo que lleva navegando a la deriva desde 2011, cuando ganó su último entorchado. El Panathinaikos y su polémico presidente, Dimitrios Giannakopoulos, han apostado esta vez para que lleve las riendas del banquillo verde un hombre de armas tomar y que lleva el baloncesto tatuado en su piel: Aleksandar Djordjevic.

Después del batacazo que supuso Dusko Ivanovic y el tener a una plantilla que no ha respondido a las expectativas y que ha sido superada por su eterno rival, el Olympiacos, en los despachos del O.A.K.A. se ha optado por virar la nave 180 grados y por volver a invertir con seriedad y garantías en el equipo. El fichaje del serbio, que el año pasado logró la medalla de plata en el Mundobasket y que ha logrado hacer de su selección un equipo casi inexpugnable es a todas luces una garantía para que vuelvan los éxitos a Atenas.

Pero también las diversas contrataciones, entre las que destacan D.J. Cooper, Matt Janning, la vuelta a casa de Nick Calathes, y las que conllevan acento eslavo, como son Aleksandar Pavlovic, el vigente campeón de la NBA Ognjen Kuzmic y, sobre todo, el pívot Miroslav Raduljica. Curioso es el caso de este último, ya que el que estuviese jugando en la liga china era un completo sinsentido, tanto para él, como para una gran competición como es la Euroliga. Están puestas grandes esperanzas en el cotizado gigante serbio y apostamos a que será una de las estrellas de la competición durante la próxima temporada.

El eterno Dimitris Diamantidis seguirá comandando al Panathinaikos hasta cuando él quiera, y tendrá la inestimable ayuda de sus lugartenientes Nikos Pappas, Antonis Fotsis o Vladimir Jankovic. Junto con los fichajes mencionados anteriormente, el PAO ha conformado una plantilla que vuelve a ser temible y a ser tenida en cuenta para luchar por un puesto en la próxima Final Four de Berlín.

Lo que está claro es que Djordjevic no ha llegado a Grecia para hacer turismo o para ayudar al gobierno de Alexis Tsipras en su lucha por no salir del Euro, sino que ha aterrizado para volver a hacer grande a un club que quiere reverdecer viejos laureles y volver a ser dominador en el continente. La incansable hinchada serbia tiene a partir de ahora un nuevo color al que apoyar y dar cobijo: El verde del Panathinaikos.

Articulos Relacionados


Comentarios :

Deja un comentario!

Añade aqui tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

Se amable, limpio, mantente en la temática del Artículo y no hagas Spam.


ApuestasBaloncesto – Apuestas y noticias de Basket

Blog de apuestas y noticias de baloncesto

A %d blogueros les gusta esto: