La montaña rusa de la Costa del Sol

Tal y como pueden pensar la mayoría de los aficionados, que acudimos al Carpena y vemos al Unicaja por ordenador o tv cuando juega lejos de casa, el equipo se sigue encontrando en el Olimpo de la Liga Endesa, sin acabar de despegar en Euroliga.

La semana vivida no ha sido muy diferente a lo que ha llevado ocurriendo estas semanas atrás. Y es que el equipo malagueño nos descubrió su mejor versión en el derby del domingo ante un Cajasol de Sevilla, que también se mostró muy sólido tras la importante victoria lograda en San Pablo ante el Barcelona. 

Este encuentro sirvió para devolver las buenas sensaciones tras la derrota ante el CSKA, que dolió bastante por la forma en la que se produjo. Es cierto, que el conjunto hispalense tuvo en el genial y joven ala-pívot Willy Hernangómez su estilete durante el partido, bien secundado por el eterno capitán malagueño, Berni Rodríguez, quien dio un clínic de baloncesto en la que fuera su casa durante tantos años. No obstante, apareció la figura del griego Vasileiadis: electricidad, motivación y puro carácter, cosas que no había podido demostrar hasta el momento por su irregularidad. 

Finalmente, Will Thomas certificó la victoria con un triplazo enorme dada su soberbia, aunque el hecho reseñable de este choque fue sin duda el hermanamiento entre ‘Los Mihitas’, el ‘Fondo Verde’ y la peña ‘La Keka’, venida desde la capital andaluza. Bonito gesto a la deportividad, en un momento de muchas críticas a la violencia en el fútbol y el deporte, en general.

aficiones_malaga_sevilla_opt

 Sin embargo, hoy el Unicaja no ha sabido ser consistente, como viene ocurriendo, en Tel Aviv y, a pesar de ser un partido de alta dificultad, ha vuelto a dejar un sabor amargo, haciendo la goma continuamente en el eléctrico.

El parcial de 12-0,que le ha endosado el equipo hebreo a los malacitanos, ha pesado durante los cuarenta minutos y solo lo han sido capaces de estar arriba en el marcador un par de veces en el partido, por una máxima de 2 puntos. Devin Smith se ha convertido en la pesadilla de los de verde y morado en la primera fase de la competición europea, superando los 20 puntos en la ida y alcanzando los 22 en el día de hoy, con muy buenos porcentajes. Desde el bando visitante, solo Jayson Granger ha mantenido el tipo y, aún así, no ha cuajado un grandísmo partido (11 puntos y tan solo 4 de valoración).

La mala defensa y los despistes tácticos, han condenado esta vez al Unicaja en la Euroliga. Ahora, deberá esperar a ver lo que hace el Alba de Berlín, juega mañana en casa ante un Cedevita Zagreb que no se juega nada, para saber si puede o no, optar por el tercer puesto. Esta montaña rusa todavía no ha perjudicado en gran medida al conjunto del sur, pero tendrá que revertir esta situación en navidades, si desea seguir liderando la competición doméstica y luchar contra los más grandes en Europa.

Articulos Relacionados


Comentarios :

Deja un comentario!

Añade aqui tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

Se amable, limpio, mantente en la temática del Artículo y no hagas Spam.


ApuestasBaloncesto – Apuestas y noticias de Basket

Blog de apuestas y noticias de baloncesto

A %d blogueros les gusta esto: