Evolución de este FC Barcelona

Evolución de este FC Barcelona

El FC Barcelona planificó desde el reconocimiento de una inferioridad manifiesta respecto al máximo rival, el Real Madrid. Las últimas dos temporadas no se había jugado de tú a tú, la manera en la que se era competitivo ante ellos era rompiéndoles el ritmo, zoneando y bajando la intensidad de los partidos. Pascual sabía que sí no le cortaba las alas, éste Real Madrid volaba mucho más alto que su equipo.

En verano se fijó un objetivo principal, el mejor jugador europeo en la actualidad, quién recientemente había guiado a su equipo a revalidar el máximo título continental con remontada incluida, precisamente ante el rival a batir por la huestes blaugranas. Su nombre Vasilis Spanoulis.

Se dice que la culpa de su no contratación nace de la política blaugrana de no seducir a sus posibles fichajes, de no mostrar el suficiente interés que demanda la adquisición de una estrella.

De una planificación en la que se contaba con el griego por bandera, se pasó a la decepción cuando se confirmó la renovación con su actual club del Pireo. Y ahí comenzó a forjarse lo que es el actual roster, precedido de un cambio de criterio realmente sorprendente. Si la llegada de Spanoulis traía consigo la salida de Huertas, el no del griego confirmó al brasileño como piedra angular por tercera temporada consecutiva, acompañado de un Sada que no terminaba de encontrar su juego y un desconocido en ACB, como Jacob Pullen.

El primer movimiento fue firmar el sustituto del jugador fetiche de Xavi, se pagan 1’5 millones por Kostas Papanikolau. Después se firman a Boki Nachbar, Joey Dorsey, Maciej Lampe y al ya comentado Pullen. A priori poco o nada cambia la fisonomía del equipo, siendo más un cambio de cromos que cambio en el rumbo a seguir. A cambio salen Saras, Inglés, Mickael, Jawai, Mavro y Wallace. La superioridad exterior blanca sigue siendo sideral, aunque el juego interior blaugrana es potencialmente superior en términos ofensivos.

En el primer título oficial, se confirma aquello que se intuía, los cambios no han aportado lo que se pretendía. Se sigue estando lejos de poder plantar cara en partidos abiertos al Real Madrid. El inicio irregular en Liga además de la sorprendente derrota en Euroleague, contra el modesto Nanterre, desatan las especulaciones acerca de la mala decisión desde los despachos, así mismo es evidente un desencuentro entre Pascual y Lampe en el que incluso se rumoreó la posibilidad de salida del polaco, oscurecido finalmente todo ello por una oportuna lesión que lo mantiene alejado de las canchas varias semanas.

El equipo poco va a poco va encajando y creciendo, alcanzando un primer momento de competitividad justo con la llegada de la competición más atractiva de nuestro basket nacional, la Copa del Rey. Por primera vez en los últimos 3 años, se va de frente y se domina buena parte del partido, frente a un Madrid que termina alzándose con el título, pero con la sensación general de que sin los errores propios en porcentaje de tiros libres del bando blaugrana, sumado al mal partido de Juan Carlos Navarro, el resultado hubiera sido bien distinto. El cambio se confirma en el TOP 16, donde aún no conocen la derrota.

Evolución de este FC Barcelona

Causas del evidente crecimiento

En primer lugar la recuperación de jugadores claves como Oleson y Lorbek, quienes aportan solidez en ambos lados de la cancha, sin generar cambio de roles en la plantilla ni crear problemas de egos, ambos actúan como pegamento, unen, es sencillo compartir pista y vestuario con tipos con éstos, líderes en la sombra que solucionan problemas en el juego con seguridad, experiencia y determinación.

El cambio de criterio del entrenador, a nivel global, dotando de una mayor libertad en ataque, dando más margen de error, trae como consecuencia que los jugadores sienten menor miedo a fallar y a intentar más cosas, eso si, cada uno dentro de sus posibilidades.

La final de Copa resultó “beneficiosa” respecto a Navarro, y su rol dentro del equipo. Por primera vez después de muchos años y estando a un alto nivel de salud, se vio superado. Constató en primera persona que el paso de los años afecta, y más en jugadores de características explosivas, con esto no digo que éste acabado ni mucho menos, pero es necesario cambiar su rol dentro de la estructura del ataque, no acotando sus funciones, pero si disminuyendo su aportación en términos de cantidad de acciones, jugando un basket más altruista con menor monopolio de balón y la aceptación de él, ejemplar hasta el momento, y bastante honesta viniendo de quien viene, beneficia a jugador y equipo por igual. Poco a poco va entregando la batuta del liderazgo para seguir siendo importante dentro del colectivo, con un papel menos estelar pero adaptado a las circunstancias actuales, y lejos de recurrir al Navarro sistema, se toman decisiones más variadas y acertadas, y los roles van encajando hasta convertir al actual Barça en un equipo muy a tener en cuenta, que vuelve a dominar partidos y rivales con suficiencia y que aspira a dominar Europa y España, estando actualmente a un nivel muy parejo respecto a su máximo rival en ambas competiciones.

La aceptación de rotaciones por parte de la plantilla y la buena gestión por parte de cuerpo técnico, quien reparte minutos importantes entre las dos competiciones, generando un aumento de protagonismo en jugadores hasta ahora marginados y un crecimiento que se sostiene gracias a la buena química y la competitividad interna desde su versión más coral y sana. Son una piña.

Nombres propios y análisis del fin de temporada

Marcelinho Huertas, hoy por hoy el jugador más importante del equipo, ha absorbido parte del rol de Navarro, su capacidad para estar muchos minutos en cancha gestionando balones y creando ventajas a partir del pick and roll es fundamental para que la máquinaria ofensiva culé funcione.

Víctor Sada vuelve a encontrar su lugar, y el mérito viene desde el cuerpo técnico, sus problemas en el tiro exterior se han solucionado con un cambio estratégico muy interesante, su incidencia ofensiva se traslada a la cercanía el aro, jugando por pareja con el 5 en cancha, complementando sus movimientos y jugando sin balón, además de cargar el rebote y retrasar con ello la salida de contraataque del equipo rival.

Recuperado Lampe, se me antoja muy interesante la dupla interior que pueda formar con Lorbek. Ambos pueden jugar al poste o lanzar abiertos generando desajustes al rival obligando al 5 contrario a defender muy lejos de su aro.

La última clave son los jóvenes, Abrines, Papanikolau y Hezonja. Incluyo a Kostas ahí intencionadamente, pues su aportación está siendo inferior a la esperada y si en Olympiakos su rol estaba bien definido, aquí debe dar aún un paso adelante, imponer su físico en defensa y anotar más cerca del aro en ataque, sobre todo en finalizaciones de contraataque. Así mismo su porcentaje en triples debe subir al 42-44%,pues suelen ser tiros librados en posiciones cómodas.

De Abrines se espera endurecer su defensa y su cuerpo, su evolución es muy positiva, pero ésos 8-10 minutos en partidos grandes los debe afrontar con la certeza de que va a ser atacado y no puede conceder ventajas. El equipo le va a ayudar, pero es necesario que se muestre autosuficiente para pasar bloqueos y no salir perdiendo en los contactos que le van a proponer. Es inteligente y competitivo, lo conseguirá.

A Hezonja no se le esperaba tan pronto, pero ya ha llegado. Su momento en partidos grandes llegará en caso de lesiones en las posiciones exteriores.

Tomic y Dorsey cumplen perfectamente su rol, temporadón del croata por cierto, pero la llegada de Lampe puede modificar o suponer pérdidas de minutos, sobre todo en el caso de Dorsey, quien será usado más puntualmente como especialista defensivo para intimidar, endurecer defensa y fortalecer el rebote defensivo.

Boki tambien verá disminuidos sus minutos, su defensa interior y problemas para cerrar el rebote ante pívots mas atléticos que él, le penalizarán en favor de Erazem, quién poco a poco vuelve a recordarnos al de 2012, y único jugador que puede defender a Mirotic con la seguridad de que va a minimizar su impacto en el juego.

Mi pronóstico es que, sin lesiones de hombres importantes, el FC Barcelona volverá a reinar en España a pesar de tener factor campo en contra. En Europa, estarán en Final Four, y serán favoritos al 55% frente al Real Madrid, 60% CSKA Moscú y 65% Fernerbahce respectivamente, en el caso de que éstos cuatro equipos no se crucen previamente y lleguen al cuadro final de la competición más deseada a nivel de clubs en Europa.

Articulos Relacionados

FC Barcelona: Xavi Pascual ante la urgencia de ganar

Un FC Barcelona con urgencias, tras encadenar tres derrotas consecutivas en la Euroliga, se reencontrará este viernes (21.00 horas) con su extécnico Xavi Pascual, ahora en las filas del Panathinaikos, que visita el Palau Blaugrana por vez primera desde que dejara el banquillo el pasado verano. El que fuera preparador del equipo azulgrana durante ocho cursos […]

El diluvio universal aupa a Unicaja

El diluvio universal aupa a Unicaja

La justicia poética provocó que el bueno de Kyle Fogg se adelantara a los otros nueve jugadores en pista, staff técnico y más de 10.000 personas presentes en la parroquia del basket malacitano, para poner el empate en el marcador y a posteriori llevarse el choque frente a un decadente Barça. La Ley de la […]


Comentarios :

Deja un comentario!

Añade aqui tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

Se amable, limpio, mantente en la temática del Artículo y no hagas Spam.


ApuestasBaloncesto – Apuestas y noticias de Basket

Blog de apuestas y noticias de baloncesto